viernes, 7 de octubre de 2011

VIRUTA Y CAPULINA






El domingo pasado, mi nieto Carlos tuvo a bien visitarme, porque el día de mi cumpleaños él estaba de viaje en la ciudad de Buenos Aires. Tuvo la espléndida idea de traerme una cafetera percoladora de última tecnología. Esto es, programable, con pantalla digital y de una marca reconocida, para doce tazas y un paquete de café estupendo. Por supuesto, ella es para uso personal. Esto no me impidió invitar a algunos compañeros de este Hogar, a llevar a cabo una tempranera velada en honor a la cafetera. La pasamos bastante bien, pero al otro día todos estábamos desvelados, porque, a pesar de que terminamos nuestra velada a las diez de la noche, nadie pudo dormir por la cafeína ingerida. Ya sé lo que me van a decir, que compre café descafeinado, es lo lógico. Pero de los siete compañeros y compañeras que vinieron a mi velada, cinco trajeron café, y ninguno de ellos pensó en la cafeína. Creo que tendremos que hacer “veladas matutinas”, por decirlo de algún modo.

Tenemos aquí en nuestro Hogar una compañera, Martita, que raya en los 83 años. En cierta ocasión, Carlos El Flaco, le prestó a Martita 50 pesos que necesitaba para X cosa. Él se los prestó, pero después ella alegó que no recordaba el préstamo y no le pagó. Es cierto que a nuestras edades, hay cosas que se olvidan, pero creemos que, a veces, Martita no recuerda cosas que no quiere recordar. Durante nuestra velada, Tere, la periodista, comentó que Martita le había pedido un libro y que ella se lo iba a prestar. Carlos comento:
-Jumm, ésa no devuelve ni las lavativas.

INTERMEDIO JOCOSO

En un pequeño pueblo de la madre patria, España, los feligreses estaban inquietos porque el puntual padre no había llegado a la misa de 6 de la tarde y ya daban las 6:10. De pronto llega el padre abrumado y sudoroso y grita:
-¡Es inaudito, me han “robao” la bicicleta!
Respira profundo, se calma, sube al púlpito y continúa:
-No es posible que le roben la bicicleta al padre… pero, paciencia me da el Creador.
Más calmado retoma:
-Hoy, hablaremos de los mandamientos del Señor. Amarás a Dios sobre todas las cosas. ¡Y ustedes no aman a nadie, porque le han “robao” la bicicleta al cura!
Honrarás a tu padre y a tu madre. ¡Ustedes no han “honrao” a nadie, porque su madre es la iglesia, y su padre el cura, y me han “robao” la bicicleta!
Hace una pausa para calmar su ira y repone con aplomo:
- No matarás. -y dice tratando de contenerse- Ustedes han “matao” mi confianza.
Mira al cielo como pidiendo perdón y dice:
-No fornicarás.
De pronto el cura se lleva la mano a la cabeza y dice:
-¡Jolines… ya me he “acordao” dónde dejé la bicicleta…

Ignoro el por qué de España y un padre español, pero como me lo contaron se los cuento.


Gaspar Henaine Pérez, “Capulina” nació en Chignahuapan, Puebla, el 6 de enero de 1926. El epíteto de "El rey del humorismo blanco" es debido a que nunca usó palabras obscenas o situaciones de contenido para adultos en sus actuaciones.
Cuando Capulina tenía seis años, él y su familia se mudaron a la Ciudad de México. A la edad de diecisiete, en 1944, Capulina comenzó su carrera de actor. Él fue también cantante en su adolescencia, en el cuarteto “Los Excéntricos del Ritmo”. Después formó parte del trío “Los Trincas”, trabajando en la estación de radio XEW. Después, tubo conflictos con sus compañeros, porque habían abandonado en Nueva York, Estados Unidos. En 1952, conoció en la misma radiodifusora a Marco Antonio Campos Contreras "Viruta", a quien le propuso formar un dueto cómico para participar en el programa "Cómicos y Canciones", pero Viruta no acepto porque estaba cansado de ser patiño. Viruta termino, posteriormente por aceptar trabajar con Capulina. La pareja empezó con "Capulina y Don Viruta” en la radio. Pionero de la Televisión Mexicana en Canal 4 y Canal 2, Capulina se hizo famoso en toda Latinoamérica junto con Marco Antonio Campos Contreras “Viruta”, cuando en1953 comenzaron a filmar películas Juntos. Realizaron 26 películas. Por algunos años condujeron el programa televisivo "Cómicos y Canciones" en Telesistema Mexicano, ahora Televisa. Muchos rumores se generaron cuando estos dos actores dejaron de hacer películas juntos; algunos sugieren que Viruta se sintió menospreciado, pero Capulina atribuyó la separación a una discusión entre ellos causada por la falta de contratos en el cine durante esa época. Las películas que Capulina protagonizó como solista estuvieron claramente dirigidas para el público infantil, a diferencia de los trabajos anteriores junto a Viruta, que se diferenciaban a los últimos por tener un estilo de comedia más sofisticado y estaban dirigidos a todo público. En algunas de ellas compartió escenario con Roberto Gómez BolañosChespirito”, quien fue el guionista de la mayoría de sus producciones. Capulina realizó un total de 84 películas, 58 de ellas después de haberse separado de su socio Viruta. También grabó 12 álbumes musicales. Una de sus más famosas películas fue “El Santo vs Capulina” de1968, donde co-protagonizó con el famoso Santo.

Capulina continuó con varios proyectos como “Las Aventuras de Capulina”, además fue el iniciador de un Circo encabezado por un artista de renombre, viajando a través de Latinoamérica con “El Circo de Capulina”. Su hijo Antonio, de nombre artístico "Toño Moño" hace honor a su padre siguiendo la línea de humor blanco. Juntos realizaron la última temporada de “El Circo de Capulina” como pareja en el año 2001.
Sin embargo, los infantes no son los mismos con la tecnología moderna que ofrece otros intereses más de acuerdo a los tiempos actuales y su larga carrera se eclipsó.
Capulina también fue torero, actor de teatro y comediante de escenario. Capulina pasó sus últimos años viviendo con su familia, de los ahorros que recaudó como actor de cine y televisión.
El 21 de septiembre de 2011, el cómico, quien ya tenía poca vista de años atrás, fue hospitalizado debido a una obstrucción intestinal que se complicó con un cuadro de neumonía en un hospital en el sur de la Ciudad de México. Falleció el 30 de septiembre de 2011 a las 14:30 horas, en un hospital en el sur de la Ciudad de México, a los 85 años de edad; a consecuencia de un paro cardio-respiratorio.

Antonio Henaine, hijo de Gaspar, participó en la película “Sobrevivientes de los Andes” en 1975. Una producción de Don René Cardona padre. Por cierto, a esta película la rebautizaron los malosos como “Sobrevivientes de la ANDA” (Asociación Nacional de Actores) porque el Sr. Cardona, se empecinó en llevar a hijos de actores y productores en su mayoría, en lugar de llevar actores experimentados de ese sindicato. En 1983, Antonio Henaine estelarizó la película "96 Horas de Amor", en un homenaje a la vida y obra del músico, cantante y autor Yucateco Guty Cárdenas. Esta película, fue también el último trabajo como director del mexicano Miguel Zacarías, autor de películas de renombre como “Una carta de amor”, con Jorge Negrete. Guty, nacido en 1922, fue asesinado a los 26 años en Ciudad de México.
La película fue bastante mala. Henaine interpretó a Guty, a pesar de que no tenía ninguna clase de parecido con él. Ahora con su personaje de “Toño Moño”, solamente el tiempo dirá… ¡Suerte!


Marco Antonio Campos Contreras, “Viruta”, nació en el barrio de Tepito de la Ciudad de México el 9 de septiembre de 1919.
Ya en 1966 la relación de Viruta con Capulina tenía problemas. Durante un acto benéfico de niños desvalidos en Acolman, Estado de México, Antonio Espino, "Clavillazo" entregó una donación de diez mil pesos. Cuando Gaspar iba a entregar su donación, Marco Antonio lo sentó y se levantó, diciendo: "Pues nosotros, creo que con que nos vean en la televisión están ayudados". Pero "Capulina" dijo: "¡Qué buen chiste se echó mi compadrito!", y también ellos dieron diez mil pesos, ante la ira de Viruta. Este incidente precipitó que Capulina propusiera el quiebre del dúo. En 1967 se reencontraron para filmar sus dos últimas películas: “Dos Pintores Pintorescos” y “Un Par de Robachicos”. Al decir de otros actores y compañeros técnicos, "Parecían los mismos, pero no se hablaban fuera de escena".
Luego de estas películas, Viruta y Capulina nunca volvieron a trabajar juntos.
Después del quiebre, Capulina comenzó una ascendente carrera cinematográfica, en la que destacan películas como “El zángano, “El Nano”, “El metiche”, “El investigador Capulina”, “El Carita” y “Capulina Contra las Vampiras”. Viruta, en tanto, intentó continuar con su carrera haciendo papeles secundarios en películas como “Tráiganlos vivos o muertos”, “Pistoleros bajo el sol”, “Debieron ahorcarlos antes”, “El hijo de los pobres” y “El agente viajero”, pero todos sus personajes pasaron sin mayor éxito.
Capulina intentó hacer las paces con Viruta, incluso ofreciéndole roles en sus películas, a lo que este último se negó permanentemente. Raúl Velasco los quiso reunir en el programa “Siempre en Domingo” para hacerles un homenaje, a lo que Viruta se negó, indicando que no quería volver a ver ni hablar con Capulina, “ni por todo el dinero del mundo” y el trofeo que ambos recibirían, lo rechazó.
Viruta y su esposa María de los Ángeles nunca lograron tener hijos, debido al delicado estado de salud de ella que padecía cáncer, de lo que falleció. Capulina y su esposa María Elena, asistieron al funeral, sin embargo, al llegar Capulina esperó en el estacionamiento mientras su esposa entraba a la funeraria. Viruta le pidió que se retirara, “porque ya no eran bienvenidos”.
Viruta se volvió un hombre hermético. Su madre lo acompaña en su soledad hasta que varios años después, también muere. Solo y encerrado, Viruta sufrió tres infartos. El cuarto lo llevaría a su fallecimiento.
Mientras dormía en la habitación de su casa, solo y encerrado, Viruta sufrió un cuarto infarto al corazón. Trató de levantarse pero el dolor lo tiró al piso; tampoco podía sentir sus piernas, así que se arrastró por el piso y las escaleras hasta llegar al teléfono de la sala de su casa. Sin aliento y poco antes de perder el sentido logró comunicarse con la telefonista del 060 de emergencias, donde pidió que se le auxiliara. Viruta fue sometido a una cirugía a corazón abierto y cuando le aplicaron la anestesia falleció, el 19 de febrero de 1996 a la edad de 76 años, víctima de un aneurisma en el corazón.
Capulina, no asistió a su funeral. Viruta había pedido a su familia que si él moría antes, no se le permitiera la entrada a su velorio y si lo intentaba, lo sacaran inmediatamente "a patadas".

Hasta en los cuentos hubo divorcio


  
INTERMEDIO JOCOSO
En cierta ocasión, un agente viajero, que se sentía muy orgulloso de pertenecer al Club Rotario, sufrió un percance en su automóvil, cuando ya había oscurecido y en una carretera solitaria como un cero. Sin posibilidades de reparar el auto, porque la falla rebasaba sus conocimientos, echó a andar con el firme propósito, como buen Rotario, de llegar a un lugar done pudiera pernoctar o, por lo menos, encontrar un salvador mecánico que lo sacase del apuro. Caminó y caminó en completa oscuridad y aún con su espíritu Rotario, tuvo que aceptar que las cosas estaban en su contra, porque hasta la luna con su bendita luz, había decidido abandonar al infortunado viajero. A punto de desfallecer, allá a lo lejos, columbró una luz y caminó hacia ella lleno de esperanza. Al acercarse, pudo ver pequeña casa con techo de láminas que le pareció un pequeño palacio en medio de la nada. Caminó pues hacia ella y tocó a la puerta. Una voz de mujer preguntó que quería, y el hombre le dijo:
-Señora, soy un agente viajero y además Rotario- y el hombre contó a la mujer la cusa de su penar y le solicitó ayuda.
La mujer abrió la puerta e invitó a pasar al agotado agente. Ella le informó que podía dale de comer y beber, pero que nada más podía hacer por él, ya que a un mecánico solamente podría encontrarlo en el pueblo más cercano a 5 kilómetros de distancia. El hombre entonces suplicó a la señora que lo dejara dormir esa noche, para muy temprano al otro día emprender la caminata y conseguir auxilio. La mujer se negó de inmediato, aduciendo que su marido trabajaba lejos y no iría a dormir esa noche. El agente, entonces, dijo con vehemencia:
-Señora, le suplico que me permita quedarme ésta noche. Soy Rotario. Usted no debe tener ninguna duda de mi honorabilidad.
La mujer dudó unos momentos y dijo al Rotario:
-Está bien, pero deberá dormir en un petate, porque solamente hay una cama.
El caballero con descorazono suplicó:
-Señora, usted es una dama y yo un Rotario, le suplico me permita dormir con usted en la cama. Un Rotario es incapaz de faltarle al respeto a una mujer.
La mujer quedó convencida de las buenas intenciones del hombre y aceptó dormir con él en la misma cama.
Al día siguiente el hombre se levantó alrededor de las ocho y notó que la mujer ya estaba levantada y preparaba el desayuno. Se saludaron y él se asomó por la ventana y pudo ver a un par de docenas de gallinas en el patio, y un gallo majestuoso, imponente de colores brillantes, que le pareció cantaba mejor que el Gran Caruso. Sin embargo, buscó por todas partes y no puedo encontrar a ningún pollo. Durante el desayuno el Rotario preguntó a la mujer extrañado:
-Señora, tiene usted muchas gallinas y un gallo hermoso y fuerte, ¿Por qué es que no hay pollos?
-La mujer lo miró desconsolada y le dijo:
-Es que el gallo… es… Rotario…



En 1974, se produjo la película “Pistoleros bajo el sol”, Dirigida por Don Rubén Galindo. Ya mencioné antes que en ella trabajó Viruta. Yo estuve en esa producción y, aunque yo conocí a Viruta muchos años antes cuando las grabaciones de “Cómicos y Canciones”, no tuve relación con él, hasta el rodaje de esta película.
En cine, el “corte”, sabatino de final de labores se da entre 12 y 1 del día, es decir, se trabaja medio día y, por costumbre se le llama “sapo”. Solamente al corte del sábado. Esto es porque “hay que beber hasta reventar como sapo”. Fue en uno de esos cortes sabatinos, cuando entre copas y bromas, que el grupo de bebedores que formábamos y en el que se encontraba Viruta, llegamos al punto de preguntar el porqué del rompimiento tan definitivo de los dos comediantes. Viruta nos dijo que el verdadero motivo del rompimiento, fue porque a Capulina le gustaba “demasiado” la esposa de Viruta, por decirlo de alguna manera. Es una aseveración que yo tomé con reservas, por el lógico estado etílico de todos los presentes Sin embargo, ahora que recuerdo nuevamente todos los hechos, debo reconocer que eso explicaría el por qué de ese rencor inquebrantable de Viruta hacia su otrora compañero de triunfos.
  

Gracias Google, Wikipedia y 
Biografías del Ayer de Luis Roberto.


Respetuosamente,


El abuelo Febo


xocdzib@yahoo.com

2 comentarios:

  1. tengo 48 años y desde pekeña me gustaban las peliculas de viruta y capulina hasta el dia de hoy las difruto mucho y mas pork mi papa me hacia de cariño los ademanes de capulina

    ResponderEliminar
  2. Hace muchos años me tope con Viruta en la cafetería Wings actores en la esquina de la ANDA sin conocerme Viruta al darme su autógrafo me invito a la barra y por mis preguntas de la separación con Capulina me dijo que el "Gordo" le dijo que si quería estar con el tenia que ganar menos del 50 por ciento,el acepto y después le dijo menos y menos hasta que ya no aguanto y trono.Capulina le dijo que el solo era suficiente y de un modo despectivo,eso lo escuche de la boca de Viruta.

    ResponderEliminar