jueves, 3 de noviembre de 2011

Carlos Cardán



En nuestro Hogar tenemos un gran porche que abarca todo el frente de la casa, con muchos asientos de distintos tipos y un techo de material plástico transparente que nos guarece de la lluvia y el sol directo, y está adornado de muchas macetas con plantas de muchos tipos. Hace unos días, estábamos ahí Carlos el Flaco y yo cuando pasó un muchacho repartiendo publicidad. El Flaco se acercó a la reja y lo tomó. Lo leyó y me lo entrego para leer.


Carlos comentó:
“No… pues aquí ni las monjas quedarían”

Tengo una amiga en el hermoso Río de Janeiro, Luisa María a quien conocí en un viaje que tuve la oportunidad de hacer a esas tierras hace como 18 años. Ella es de El Salvador, pero hace muchos años que radica en Río. Me dice, entre otras cosas, que aquel que lee mi Blog, sabe muy poco de mí y me invitó a llenar el siguiente cuestionario para darlo a conocer y hablar un poco de mi. Yo creo que tiene razón y le prometí hacerlo. Aquí está:

Edad:
Profesión:
Lugar de nacimiento:
Familia:
Música:
Libro:
Canción:
Cantante:
País que quieres conocer:
Actividad actual:
Expectativas:

72
Mil usos en el medio artístico. Cine, teatro TV
Mérida Yucatán, México
2 hermanas, 2 hermanos, hijo, hija, nieta y nieto.
Tradicional de América Latina y clásica. Trova. Bohemia.
Cien años de Soledad
Madrigal de Don Felo, Felipe Rivera Goyco
Danny Rivera.
Cuba y América Latina.
Escribir, platicar, ver TV, aburrirme.
Seguir escribiendo, platicando, viendo y aburriendo.

Me dicen Febo, por mi parecido al personaje de historietas de "La pequeña Lulú. 


Desde el ventanal de mi recámara, puedo observar un pequeño jardín cuidado con esmero. Estoy en el primer piso. Debajo de mí, habita Teresita, otra residente de este gran Hogar. Ella fue periodista en sus buenos años productivos. Otros compañeros son Carlos, “Luisito”, el corajudo de Avena, Donceles, Sor Mary y algunos más, independientemente de las otras monjas como la Madre Superiora, que dirige esta Casa-Hogar. Mi diversión principal a solas, consiste en una pantalla LCD que me regaló mi nieta Ana hace poco más de un año, cuando vine a vivir aquí.
Paso muchas horas frente al televisor y algunas de ellas, están salpicadas por corajes. Por esto me decidí a escribir mis puntos de vista, de acuerdo a mis muchos años de transitar por el medio artístico.
Por ejemplo:
En un noticiario me enteré de que el actor Juan Antonio Edwards, estrena “Diario de un Loco”, de Gogol en teatro. Esta obra fue bien conocida en México, gracias al talentoso Carlos Ancira (†), quien la representó por más de 20 años. Todo bien, hasta ahí, pero al final de la noticia nos invitan a acudir a verla con “el primer actor Juan Antonio Edwards”. Al señor Edwards, lo vimos hace años en telenovela de Televisa junto con Rogelio Guerra, entre otros, en una producción con el inconfundible corte cursiliento tipo Valentín Pimstein y posteriormente, en teatro en “11 y 12” de Roberto Gómez Bolaños. Por supuesto, es solamente lo último que tuve oportunidad de ver porque tiene una amplia trayectoria, ya que fue actor niño y ahora debe rondar los 54 años. Sin embargo, siempre se representó a sí mismo, es decir, nunca llegó a hacer alguna caracterización que le diera un lugar importante como histrión, es por esto que me pregunto, con este ejemplo y muchos más, ¿quién le dijo al Sr. Edwards que es un primer actor?


Carlos Ancira

En la cartelera podemos encontrar a César Bono en “Defendiendo al Cavernícola”, al que anuncian como “Primerísimo Actor”. Estamos de acuerdo que no hay nada antes de “Primero”, a menos que sea el Cero, la nada, pero con el afán absurdo de ponderar más allá de lo correcto, se usa indiscriminadamente “Primerísimo”. Como van las cosas, al rato van a usar, para ser más, “El chido actor...”
En mis tiempos…
Regresando al joven Edwards, espero que la idea de anunciarse como primer actor, no sea de él, que sus productores, seguramente con ganas de promocionar con más fuerza la obra, lo hayan convencido de usar ese epíteto tan difícil de alcanzar, sobre todo en estos tiempos con tantos seudos actores y actrices habilitados, en mucho, gracias a las escuelitas de las televisoras, pero les falta lo que al carrizo, lo de adentro. Hay hartistas (de harto) y artistas.
Esta oportunidad de Juan Antonio, con un monólogo de “altos vuelos”, diría “Margarito Ledesma”, es precisamente el principio del camino para convertirse en un Primer Actor. Será interesante mantenerlo en la mira. La pegunta es: ¿dará el ¡fua!?

Antes de entrar en materia con Carlos Cardán, empecemos con uno de los escritos que es parte de aquel encuadernado que encontré y que algún día sabré quién es el autor. Tarde o temprano aparecerá.

Querida hermana:

Hace mucho tiempo que no te escribo, pero no es por mi culpa, sino por el trabajo y también muchas cosas que le quitan a uno el tiempo. Tu sabes, compromisos, trabajo casero y también, hay que reconocerlo, algunos ataques de auténtica y genuina hueva.
Hace algunos días, Yolanda me encargó que le comprara unos cables de teléfonos, de los de gusano, que venden en la calle de Victoria. Yo generalmente, me bajo del metro una estación antes, en Balderas y ahí tomo una pesera que me deja en la esquina de la Anda, pero también en la estación Juárez, a una cuadra de la calle Victoria. Ahí pasan peseras que me dejan en la misma esquina, pero que tardan mucho más en pasar. Te platico esto que aparentemente no es importante, pero ya verás que si lo es, y muy importante. Por la mañana, ése día, tomé el último boleto del metro que me quedaba, lo puse en la bolsa de mi camisa y me puse el saco. Aparté en una bolsa del mismo, $7.50, que cuestan cinco boletos y en la otra bolsa otros $7.50 que cuestan mis cigarros, y una moneda de dos pesos en la bolsita monedera del pantalón, para mi pesera. Tomé mi portafolios, (casi no uso portafolios, pero ése día, para colmo de males, tenía que llevar unas cosas a la oficina) y salí al encuentro de un día más. En la tienda, compré mis cigarros y seguí al metro. Compré mis cinco boletos, pero uno me lo dieron suelto y los demás en tirita. Los tomé con la mano derecha, mientras sostenía el portafolios con la izquierda y me dirigí al máquina torniquete. Casi al llegar a ella, con las manos ocupadas, no podía sacar el boleto de mi camisa. Lo que hice, para no quedarme paradote con cara de baboso, fue dar una vuelta en óvalo hacia la taquilla, sin perder el ritmo del paso, y así tuve tiempo de guardar los boletos nuevos y sacar el anterior, casi a punto de llegar al torniquete. ¿Te fijas? Si no fuera por mi habilidad para sortear los imprevistos, hubiera tenido que usar un boleto al que no le tocaba. Ya en el metro tuve suficiente tiempo de separarlos y numerarlos del uno al cinco, para irlos usando. Me bajé en la estación Allende, y caminé hasta Victoria. Casi al llegar a la esquina, pensé: “Solo falta que una pesera ya esté en la esquina y cuando salga de comprar los cables no la alcance y se tarde el chorro en pasar otra”. ¡No lo hubiera dicho! Ahí estaba la condenada, parada en el alto. Te juro que hasta me pareció que tenía cara burlona. Me sentí humillado. A veces, he tenido que esperar hasta 15 minutos a una condenada pesera en esa esquina. Pero no podía quedarse así. Me subí a la condenada y me bajé en la otra esquina, por la puerta delantera, para verle la cara. No sé si me creas, pero me pareció que ya no estaba sonriendo. Claro que tuve que caminar de regreso, una cuadra muy larga por cierto, para comprar los cables, pero a mí no me jode ninguna pe-cerda. Cuando hice mi compra, tomé un taxi porque tardaba mucho la pesera y ya se me hacía tarde.
Bueno, ésta vez, quiero aprovechar para enviarte algunas cosas que he escrito. La primera, “No permitas”, en rojo pasión, es una cosa que escribí hace muchos años y que mis hijos me recordaron porque les gustó y yo ni siquiera sabía que la habían leído. Cuando la busqué, no la encontré. Seguramente la tiré alguna vez que hice limpieza. De tal manera, que es una recopilación mental, de lo que más o menos decía el original. Está combinada con los sucesos actuales en mi vida, con aquella que te platiqué. Como tú sabes, ella recibe la visita de su hijo por una quincena de cada mes y cuando estamos en su casa esa quincena, no podemos (debemos) hacer “travesuras”, como ella misma dice, porque su hijo podría llegar en cualquier momento. La segunda cosa que te envío, “Dolores”, es algo que se me ocurrió, ahora que estoy acudiendo al dentista, desde casi hace un año y donde hablo conmigo mismo…… Quizá debería decir “Pienso conmigo mismo”. Espero que no te aburran, porque cosas muy communes. Supongo que ya se ha escrito por muchas personas a las que les sucedió algo parecido, pero, en fin, espero que mi versión te guste.

Encontré también “Dolores y “No permitas” en el cuaderno y aquí se los transcribo.

No permitas.

No permitas que te bese. No permitas que te toque.
No permitas que mis manos aprisionen tus manos,
ni que mis cabellos se enlacen con los tuyos,
cuando nos decimos todo lo que nos amamos.

No. No permitas que mi vista se pierda en tus luceros.
Ni que repose en tu pecho, porque estos días son ajenos.
No permitas tampoco que inventen destino mis deseos,
porque mis labios son diletantes de tus gentiles senos.

Pero, si permites que te toque y que te bese.
Si permites que me embriague con tu pecho.
Que mi sentido se confunda en tus luceros,
tampoco permitas que me aparte de tu lecho.

Dolores.

-Abriendo la boca un poco más...
-Mjú....

-“Maldita muela...... y esta doctora que es medio lenta..... ¡Qué lata!...... la dentadura debería ser de acero...... ha, pero tendría que ser inoxidable... con tanta saliva............ y comida..... y chupe......... No, mejor de........... de algo muy duro... el acero debe saber muy feo..... pareceríamos caballos con freno....... además tendríamos el hocico frío todo el tiempo.....
-¿Cómo que hocico?
-Bueno, es que estábamos hablando del caballo.
-Pero no es manera de hablar.
-Si nadie me oye, nada más estoy pensando.......
-Eso no importa...... se debe hablar bien y también pensar bien.
-Si alguien sabe leer el pensamiento, que quemada te das".

-¡Ay!

-"Hija de tu".....

-¿Dolió? A ver, le voy a poner un poquito más de anestesia.

-"En la madre.....
-¿Ya ves pendejo, para que te quejas?
-Me agarró descuidado........ con razón se llama Dolores la doctorcita............ Pinche anestesia....... siempre me deja el hoci......... la boca como si tuviera una lengua de cerdo........ no, de res, es más grande.............. Bonitos ojos........ con el tapabocas parece una odalisca........... sus senos se pegan en mi brazo........... No la amueles doctorcita, solo falta que me ponga cachondo y se me pare....... mejor pienso en otra cosa.............................. ¡Carajo! ¿Y cómo pienso en otra cosa con una chiche en mi brazo?.......... soy un ser humano…
-Eres un ser calenturiento, ¡pus que!
-Nigüas buey, yo sé controlar mis impulsos.
-Sí, pero no controlas tu mente cochambrosa.
-¿Y qué hago? me está restregando sus pechos.
-Pues piensa en tu mamá.
-¡La tuya!
-Es la misma.
-Eso sí.
-Hablas a lo pendejo.
-¡El único que habla con pendejos eres tú!...................... Ha chinga, creo que ya me “alburié” yo solo.... y por partida doble........................................................................... Tiene muy bonitos ojos........ y también es simpática............ me gusta, me gusta la doctorcita............................... La voy a invitar a salir...
-¿Y si te rechaza?
-No, no creo, me trata de manera muy especial, muy atenta y amable.
-Porque es su trabajo.
-No, he visto como trata a otros pacientes y no los trata como a mí................... si, la voy a invitar a salir............. la voy a llevar a cenar a "La Valenciana"...
-¿Cómo serás pendejo?, "La Valenciana" es una cantina, ¿piensas enamorarla llevándola a una cantina?
-Pues ahí están mis cuates...
-Precisamente, ¿la vas a llevar a un lugar lleno de tus "cuates", para que te cotorreen y la cotorreen a ella?
-¡Mis cuates son gente respetuosa y correcta!.............................................................................................. mejor la llevo a otra parte.......... pero ¿adónde?
-¿Ya ves? solo conoces cantinas y bares.
-Nombre, también conozco............... conozco............. por ejemplo "Los azulejos" del "Camino Real".
-Porque una vez te invitó tu hermana, no te hagas buey.
-Por lo que sea, pero lo conozco, pendejo..................................... la voy a llevar.......... la voy a llevar al "Italianni`s", el que está en Insurgentes.
-Pero primero ve solo, a ver si no es muy caro.
-¡Claro!, si no soy burro.
-No, pero eres lo más parecido que hay.
-De veras que es guapa.......... y tiene un cuerpo........... "Bocato di Cardinale".......... ¿se dirá así?........ así decía mi papá cuando veía a una nalguita.............. Bueno, como se diga, está que se cae de buena la doctorcita.
-Deja de pensar pendejadas, mejor ponte a pensar en conseguir otro trabajo, con el que tienes no te va a alcanzar ni para llevarla en taxi.
-Ella debe tener carro............. ¿no, verdad?............ ¡Qué mal rollo ser un pobretón!............................................ pero no es mi culpa que me guste........................................................ La gente que se dedica a la medicina, no debería tener sexo............ Si, deberían ser eunucos........ Y ellas............ ¿eunucas?
-¡Puta!, que inteligentes deducciones tienes Ya me imagino: "A ver, todos los doctores que se reciben hoy, pasen para acá para cortarles su cosa, y ustedes doctoras, para éste lado para rellenarles la suya" ¡me cae que eres brillante!
-¡Pinche anestesia!, que bueno que no me llega a los ojos para seguir contemplando tu carita, Dolores. Te prometo que vas a ser feliz conmigo mamacita. Te voy a invitar a.... a......... a algún lugar que no sea cantina para que la pasemos a todo dar............................................................. Voy a ponerme el traje gris. El que tiene las solapas tradicionales y cruzado........ El gris mediano, que no es Oxford ni claro. El que me regaló aquella de quien no quiero ni acordarme.......... el....... El que me puse cuando se casó Ramiro.................. Bueno, el único que tengo....................... El único que tengo color gris.............. porque tengo otros......................... uno café y uno azul.
Voy a pasar por ti a las nueve de la noche............... no, a las ocho, para tener más tiempo para estar juntos.............. Después de dos o tres copas, te invito al cine................... no, entonces, mejor paso por ti a las seis, te llevo al cine, y después a tomar unas copas y a cenar. Cuando estés a todo dar, embelesada con mi fino trato y mi caballerosidad, te invito así como que no quiere la cosa a mi casa......... "Solo un rato, para que conozcas mi cabaña". Tú, curiosa, como cualquier mujer, estarás deseosa de ver cómo vive un hombre de mundo...
-¿Qué, la vas a llevar a casa de algún amigo?
-¡Tú no te metas pendejo!.................. Ya en mi departamento, te voy a invitar una crema irlandesa. Ésa les encanta a las mujeres.... y también a los hombres.......... Bueno, a mí me encanta.. Después, al ritmo de melódicas canciones, te voy a envolver con mi mirada de león en brama, y suavemente, con seductora pasión y sublime candor, he de besarte con ésa ternura excepcional que me distingue, para llevarte, poco a poco, al dintel de la gloria, hasta derribar con mi ternura tu exigua resistencia ante mi fanático brío........................ “¡Nhombre”, no te la vas a acabar!................... Tu coquetería, se verá colmada con mi decidido anhelo, envuelto en la magia que produce el ensueño amoroso de una primera noche de incontinencia apasionada.
-“Huta”, ¿dónde leíste eso?
-Sabes bien que en ninguna parte, es mío, como el aire que respiro.
-A mi no me vengas con inspiración poética, porque luego terminas consolándote tu solo.
-Voy a ser, Dolores, tu dolor eterno. Ése dolor que mientras más mata, más se quiere tener. Como dijo el poeta....... como se llame: "Cuando es muerte de beber, beben más, y de ésta suerte, viendo que el ver me da la muerte, estoy muriendo por ver"......................................................................... No creo que duremos más de seis meses sin que el amor nos llame a casarnos........................... Yo ya tendré un buen trabajo, y voy a cambiarme a un departamento más amplio, donde tengamos espacio para nuestros hijos……… Solo dos. Espero que seas de ésas que piensan que la familia pequeña vive mejor.............. Si no, si quieres más, los tendrás. Yo lo asumiré con mi gran capacidad de trabajo y responsabilidad enfrentando cualquier tarea por ardua que sea, mientras tú, como toda una señora, te dedicas al hogar y a los retoños. Como dijo Díaz Mirón: "Tu como paloma para el nido y yo como león para el combate"…

"En la deliciosa calidez de mi romanticismo indómito,
abrazaré tu cuerpo y volaré con alar imponente.
Tus ojos color de obsidiana, misteriosos como un mito,
se enmarcan en el inmaculado verde jade del oriente.
Por eso serás de mis sueños y mis poemas la quimera,
y todos comprenderán que solo tú, eres la mera-mera"

-No mames buey, no mames...
-Bueno, no he terminado, hasta los grandes poetas dejan descansar sus poesías y luego las perfeccionan y las corrigen.
-“Huta”, pero esto no tiene corrección y menos es perfectible, es una jalada monumental...
-Se le pueden cambiar cosas...... Por ejemplo.... por ejemplo........... "vibras en mi ser como serenata apasionada"...
-Sí, y rima con: "mientras yo sigo escribiendo mamada tras mamada"...
-La voy a conquistar, ya verás........................................ aunque después...
-¿Después qué?
-Nada, estaba pensando en la crisis.
-¿Cuál crisis? Porque hay muchas, la de los tres meses, la de los siete, la de los tres años, la de los siete años...........
-Ya párale, ya me las sé. Me refiero a la primera, ni modo que esté pensando en las demás. No me gusta adelantarme a los hechos.
-¿Ha no?
-Por ejemplo, un día, en el tercer mes, se me ocurre irme un sábado con mis amigos a la cantina y no le llamo. Ella se encabrona, y desaparece por dos días, ni me llama ni me contesta, y tú empiezas a hacer estragos. Que si ya no le intereso, que la regué, que seguramente tiene un mejor partido........ Y yo me pongo bruto y empiezo a recordar nombres y teléfonos para prepararme por un posible abandono, mientras tú, muy campante, me sigues metiendo ideas a la cabeza, y ella, a lo mejor, ni siquiera se molestó.
-Mi obligación es ponerte las cartas sobre la mesa, para que puedas analizar todo el panorama.
-……………¿Cómo va ésa canción que canta Marco Antonio Muñiz?. La del que le canta a su corazón........................................
 "Tirano disfrazado, taimado aventurero.
Quijote y altanero, estúpido embustero, te has vuelto a equivocar.
Y ahora que estás prendido, de unos ojos bonitos,
hay corazón maldito, despacio, despacito, te has vuelto a enamorar.
Se ve que no escarmientas de todo lo pasado,
te tiene sin cuidado, el verte encadenado, al amor una vez más.
Te gusta cobijarte al sol que más calienta, desatas la tormenta
y dejas que la cuenta, después la pague yooooooo.
No te acostumbres a probar el amor, que es una bebida fuerte,
a veces salva, y a veces, causa la muerte.
Si abres los ojos y el amor está ahí, entonces que Dios te guarde,
porque es difícil poder escapar, cuando ya es tarde.
Tarará ra-ra-rá, ta-ra-ra-rá ra-ra-rá.

-¡Carajo! ¿Te la vas a echar toda? Cantas horrible.
-No la estoy cantando, la estoy pensando buey.
-No sé qué te sale peor, si cantar o pensar.
-"Corazón Maldito"....................
-¿Qué?
-La canción se llama "Corazón Maldito”, y te queda al pelo.
-Niguas, yo no soy tu corazón.
-Te llamamos de muchas maneras, conciencia, sub-conciente, el otro yo, el yo interno, y algunos hasta corazón.
-El autor de la letra de "Corazón Maldito", se llama Pablo Herrero y la música es de José Luis Armenteros.
-¿Cómo sabes?
-¿Se te olvida que a mí no se me olvida nada de lo que tú aprendes?
-Sí, carajo, tu disco duro debe ser el de una supercomputadora.
-Mucho más que eso, como ustedes mismos dicen: no se la acabarían...
-Si, ¿verdad? “Is, barníz, con su brochís”. Ya déjame en paz..... tengo que dedicarme a la conquista de Dolores y nada más.
-¿Y cómo le vas a hacer, si con la anestesia no puedes ni "hablur"?
-A ti valiéndote, ¿no?.................................... siente mi mirada...... Dolores..... siente la pasión que te mando desde dentro de mi alma................ Dolores................. Dolores, puedes sentir mi amor en el reflejo de mis ojos............. te hipnotizaré y caerás rendida............. siente mi profunda mirada que atraviesa tu conciencia........... cuando te invite a salir dirás que sí, completamente enamorada............. amante............ entregada............. mis ojos te dominan y controlan tus sentimientos.....................................................”

- Ya terminamos señor, ¿todavía está muy anestesiado?
- Go, gaga.
-Que bueno. Le voy a dar para el próximo viernes su cita
-¿Jita? Ha ji, mi jita........... Ejte................... no jé ji... ueno, ji dejea.... que ujté y yo.... me guj-aría que .................................................................................................................................................que me abuntara en un bebelito la jita.... ej que je me olvidó mi agen-da.


Caramba, ya se me fue toda esta publicación sin entrar en materia. Tendrá que ser paciente El tal Cardán, para la otra semana. Mientras, me disculpo presentando algunas de sus pinturas, porque Carlos Cardán es también pintor, y al final un chistecillo para que me perdonen.

               Actor
Alquimista

                                         Alquimista 1               
Alquimista 2
      Alquimista 3
Quijote Cúbico

Maja

FINAL JOCOSO
 Una pareja cumplió su sueño de varios años de ir de vacaciones a Las Vegas, Nevada. Acudieron una noche a ver el espectáculo del Crazy Horse que, como sabemos es con base en hermosas mujeres que posan con un velo de luces al desnudo. Lo primero que les pareció raro, es que un niño de unos doce años, estaba sentado ante una mesa, sin embargo, pensaron en aquello de: “Lo que pasa en Las Vegas, se queda en Las Vegas”, y pensaron que era normal ahí. El espectáculo empezó y oyeron murmurar al niño:
-No, ya no… ya no…
La pareja no dio gran importancia y continuaron mirando el espectáculo. El niño dice otra vez, pero más fuerte y afligido:
-No… por favor, ya no… ya no… - sin quitar la vista de las hermosas mujeres.
La señora, entonces se acerca al niño y le pregunta:
-¿Qué te pasa mi vida?
El niño ya con franco llanto balbucea:
-Es que… mi mamá… me dijo que si veía… mujeres desnudas… me iba a convertir en… piedra.
La mujer, aliviada porque no era nada grave, le dice sonriente:
-No te preocupes amor, eso no es cierto…
El niño, con los brazos estirados y las manos en la entrepierna, sin dejar de llorar ni de mirar a las espléndidas mujeres dice:
-Sí, sí es cierto… si ya me estoy poniendo durito, durito…


Bye…

Gracias Google, Wikipedia y
Biografías del Ayer de Luis Roberto.


Respetuosamente,
  
El abuelo Febo


xocdzib@yahoo.com


1 comentario:

  1. Gracias por compartir esta clase de información, esperamos ver más

    ResponderEliminar